Se llama Cristian, tiene 5 años, padece TEA (Trastorno del Espectro Autista) y tiene, entre otros muchos, un derecho fundamental: el de «permanecer escolarizado en su centro ordinario con los apoyos especializados que necesite». Así lo asegura la sentencia del juzgado de la contencioso administrativo número 2 de València que anula la resolución de la Consellería de Educación de escolarizar a Cristina en un Centro de Educación Especial (CEE) a casi 30 kilómetros de su domicilio.

https://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2018/12/05/justicia-obliga-escolarizar-nino-autismo-13741393.html